Zoo del Bronx: 107 hectáreas dedicadas a los animales

04 ago. 2014

Cuando el ciudadano europeo medio oye la palabra Bronx normalmente piensa en un barrio degradado, donde la delincuencia es algo cotidiano y la policía sólo entra cuando va en un gran destacamento. Pero, lo cierto es que gran parte de esa decadencia ha quedado atrás, y el Bronx es un condado de Nueva York en el que viven 1,3 millones de habitantes y que cuenta con diversos atractivos turísticos. Uno de ellos es su zoólogico, considerado como uno de los más importantes del planeta Tierra.

 El Zoo del Bronx, uno de los más grandes de la Tierra


El zoológico del Bronx fue inaugurado en 1899 y contaba con cerca de 850 animales en sus instalaciones. Hoy, 115 años después, las cifras se han multiplicado de forma exponencial: en la actualidad cuenta con cerca de 6.000 ejemplares de 650 especies animales diferentes, que conviven es sus 107 hectáreas de extensión. Otro de los rasgos característicos de este complejo naturalista es que fue pionero en la eliminación de jaulas y otros elementos metálicos para guardar a los animales y apostó por la creación de terrenos abiertos que emularan sus hábitats naturales. La gran extensión que ocupaban sus instalaciones fue clave en este aspecto.

De hecho, los amantes del cine de animación tienen en la saga de películas –y en la serie posterior- que se desarrolla bajo el nombre de Madagascar, una excusa perfecta para conocer el funcionamiento de este zoológico, ya que los protagonistas proceden de este complejo enclavado en el Bronx. Así, el zoológico urbano más grande del mundo se ha convertido en un punto de atracción turística durante los últimos años: miles de personas lo visitan cada día.

Los animales, grandes protagonistas

Como no podía ser de otra forma, la gran variedad de animales que podemos conocer es el principal  atractivo del zoo del Bronx. Así, nos encontraremos con los babuinos –tienen su propia reserva donde conviven con otros animales africanos-, con los osos grizzlis y polares –que reciben juguetes de los visitantes-, con diferentes tipos de aves -como lechuzas, águilas o buitres-, con los gorilas –este año nacieron dos crías de esta especie, con especies en peligro de extinción como el leopardo de las nieves, el panda rojo o la grulla de cuello blanco o con tigres siberianos. El elenco de moradores es más que extenso.

Exhibiciones

Otro de los grandes ejes de la oferta del zoo del Bronx es la gran cantidad de exhibiciones en el interior que ofrece al visitante. Así, se pueden observar muestras de aves acuáticas, serpientes, jirafas, monos y leopardos –entre otros- mientras interactúan entre sí a través de espectáculos independientes. Una de las más aclamadas es la actividad protagonizada por los monos –que recibe el nombre de Monkey House y es la estrella para el público infantil-.

Tigres en Zoo del Bronx

Dada la gran extensión de los terrenos, para disfrutar de todos los encantos del Zoo del Bronx se recomienda pasar más de un día en sus instalaciones. De hecho, además de recorrerlo a pie se pueden contratar diversos servicios para ver sus instalaciones, como un teleférico o un servicio monorraíl.

Nueva York es una de las grandes urbes del planeta, pero entre los rascacielos, el tráfico y el ruído, también hay sitio para contemplar la naturaleza en estado puro.