Lacuniacha: un parque faunístico en los Pirineos

09 jul. 2014

Realizar un recorrido durante cerca de tres horas alternando senderos pedregosos a más de 1.300 metros de altitud con zonas de descanso. Respirar el aire limpio de la montaña y donde la tranquilidad envuelve al visitante, alejando su mente de las preocupaciones de la gran ciudad. Divisar gran cantidad de animales adaptados a su entorno natural, durante su paseo. Ése el gran atractivo que representa Lacuniacha, un parque faunístico de concepción totalmente innovadora, enclavado en el Pirineo Aragonés.

LaCuniacha Bisontes

Este parque natural se encuentra ubicado en la localidad de Piedrafita de Jaca, perteneciente al municipio de Biescas, al norte de Huesca. Su localización privilegiada y la riqueza natural que distinguen su flora y fauna, lo convierten en un destino imprescindible para el visitante ávido de naturaleza.

Lacuniacha se encuentra a más de 1.300 metros de altitud y su extensión global supera las treinta hectáreas. Así, además de disfrutar del encanto de la naturaleza, los visitantes también pueden deleitarse con vistas espectaculares de los valles aragoneses. Los senderos del complejo, trazan un recorrido que puede completarse en menos de tres horas sin problemas, aunque son muchos los grupos de visitantes que apuestan por pasar el día en las instalaciones y aprovechar las diferentes zonas de descanso, a la vez que visitan el bar para adquirir aquellas viandas de las que carecen. Amantes del senderismo, grupos de jóvenes que buscan una aventura diferente, familias o parejas que escapan de su rutina diaria... el parque natural de Lacuniacha acoge a un amplio espectro de visitantes durante todo el año. El único requisito es el deseo de disfrutar y respetar lo que nos regala la madre naturaleza.

Lacuniacha Linces

Durante el recorrido, se pueden avistar hasta 13 especies de animales diferentes, que conforman parte de la esencia del denominado Viejo Aragón. Y es que Piedfrafita de Jaca, emplazada en la comarca del Alto Gallego, contaba en el censo del año 2009 con un total de 72 habitantes. Se trata pues, de una de esas extrañas zonas de nuestro país, que todavía se encuentran prácticamente deshabitadas y permiten a los animales vivir en paz, alejados del mundanal ruido.

Caballos de Prezewalski, linces boreales, osos pardos...

Junto a lo privilegiado del enclave, el otro gran atractivo de este parque natural son sus moradores. Así, nos encontraremos con ejemplares de caballos de Prezewalski -prácticamente los únicos equinos que viven en libertad en la actualidad y que estuvieron a punto de extinguirse a finales del siglo pasado-, con linces boreales -bellos felinos que están en peligro de extinción y cuya caza está prohibida en muchos de países- y los característicos osos pardos -que pueden encontrarse en otras localizaciones del norte de España-. También están presentes ejemplares de renos, lobos, ciervos, muflones, bisontes o gamos, en un parque donde los animales viven en régimen de semi-libertad.


LaCuniacha Lobo

LaCuaniacha nos transporta a una época en la que hombres y animales vivían en completa armonía con la naturaleza. ¿Te apetece visitarla?