Cueva El Soplao: cuando la magia desciende hasta el centro de la tierra

01 jul. 2014
“Resuena la llamada de las piedras sin que puedas obviar su melodía que, como un dulce canto de sirena que escuchas confiado cada día, te lleva a las entrañas de la Tierra. Y entras en ese mundo de silencio, de eterno gotear y filtraciones, de barro frío y húmedos tropiezos, de cálidas y dulces emociones...”, de esta forma comienza el poema escrito por Valentina Siegfried Villar sobre una de las ubicaciones naturales de mayor magnetismo del norte de España: la Cueva El Soplao.
“Así, El Soplao es un nombre de aliento, aquel que has invertido en el camino. Así, El Soplao lleva el nombre del viento”... prosigue la escritora en su definición literaria sobre la cavidad natural. Y es que los más de 20 kilómetros de galerías subterráneas que presenta este marco natural -solo cuatro están abiertos al público- merecen por sí solos una visita a Cantabria. El norte de España esconde mil y un lugares mágicos, éste es sin duda uno de ellos. 

La cueva El Soplao esconde mil y un secretos

Situada entre los municipios de Valdáliga y Rionansa, la Cueva El Soplao está considerada como un emplazamiento único en todo el planeta, sobretodo por la riqueza natural de las formaciones geográficas que presenta en todo su recorrido. Se trata de una antigua mina donde descansan impensables estalactitas de belleza mágica, conocidas como helíctitas y draperies; formaciones uniformes que parecen mantas practicamente transparentes. Los expertos dicen que se formaron en el Cretácico, hace más de 145 millones de años; cuando los dinosaurios dominaban la tierra y eran la punta del iceberg en la cadena alimenticia.

La cavidad natural fue descubierta de forma accidental mientras se realizaban unos trabajos de perforación en una mina cántabra. La mano del hombre y su afán por extraer la riqueza natural del planeta, esta vez nos permitió descubrir un lugar verdaderamente mágico. Los visitantes pueden acceder a dos de las galerías excavadas. Durante un gran tiempo, la Cueva El Soplao permaneció abandonada, hasta que las autoridades públicas apostaron por su reacondicionamiento como lugar turístico en el año 2005. Actualmente, la Cueva El Soplao ofrece además de la visita por su pasarela, una visita de aventuras de 2h y media para los más intrépidos, en el que se recorren zonas más inaccesibles con la ayuda de casco con luz, botas de agua y mono de buzo. Esta visita no está recomendada para menores de 12 años.

Los visitantes acceden a dos de las galerías

Galerías, los caminos de la tierra

Y como no podía ser de otra forma, las diferentes zonas de la cueva están bautizadas con nombres enigmáticos. Así, nos encontramos con la galería de los fantasmas -que mide más de 300 metros y está poblada por unas estalactitas inversas de color blanco que le dan nombre-, la galería gorda -que se trata de la primera parada del visitante y es una laguna natural en el fondo de la tierra con una iluminación sorprendente-, la galería del falso suelo -formada por una madeja de hilos de origen natural-, la galería del campamento -donde se instalaron los primeros visitantes-, la galería de la colifror -donde grandes formaciones en forma de conos parecen actuar como puntales naturales-, la galería del bosque -que destaca por su naturaleza exuberante- y la galería Génesis -donde las sales disueltas en el agua crean un abanico cromático de una belleza única-.

Cueva El Soplao Cantabria Cavernas

La Cueva El Soplao es una de tantas maravillas que esconde el norte de España y que no te puedes perder. ¿Te apetece visitarla?