Zoo de Madrid: 500 especies en la Casa de Campo

18 jun. 2014

La capital de España concentra en sus más de 605 kilómetros cuadrados de superficie un amplio abanico de actividades de ocio para el visitante. Y, como no podía ser de otra forma, también cuenta con uno de los zoológicos de mayor solera del Viejo Continente. De hecho, a excepción del zoológico de Viena -que ya conocimos en un post anterior- el complejo naturalista de Madrid es el más viejo de Europa. Más de 500 especies conviven en un parque natural que se convierte en una visita obligada para el turista que se deja caer unos días por la capital de España.

Algunos de los pobladores del zoo impresionan

El primer antecedente de un complejo dedicado a la exhibición y cuidado de animales en Madrid fue la casa de fieras ubicada en el parque del Buen Retiro. Corría el año 1774 cuando Carlos III mandó construir un complejo donde aglutinar las fieras que llegaban de las colonias. Las casas de fieras no eran zoológicos como los actuales, sino que también se utilizaban para conmemorar ocasiones especiales y en muchos casos se coordinaban contiendas entre animales salvajes como espectáculos. Los fines naturalistas y de conservación de las especies no eran entonces primordiales.

El parque ha cambiado varias veces de ubicación durante su historia, sufriendo en épocas convulsas -como la Guerra Civil- continuos y graves actos de vandalismo. El actual zoológico se inauguró de forma oficial en 1972, dejando atrás toda una historia trufada de vaivenes y altibajos. Éste sí era el parque moderno que conocemos en la actualidad. Fue inaugurado el 23 de junio de 1972 y en los diarios de la época se leyeron elogios como “lo más sorprendete es el juego arquitectónico a base de enormes bloques de hormigón, en estructura abierta, la mayoría de las especies se exhiben sin que rejas ni alambradas se alcen ante el público, solo unos fosos, con o sin agua, evitan el posible riesgo”. 42 años después, el zoológico de Madrid sigue siendo todo un hito turístico en la capital de España.

El Aquarium del Zoo de Madrid

Delfinario, acuario, naturaleza misteriosa

Uno de los grandes aciertos de los gestores del complejo durante sus más de 40 años de historia ha sido la constante renovación a la que han sometido a las instalaciones. Así, en 1987 -por ejemplo- se construyeron el delfinario y una zona bautizada como naturaleza misteriosa, donde conviven diversas especies de reptiles, anfibios y artrópodos que está diseñada para que el visitante interactúe lo máximo posible con los animales. A su vez, en 1995 se inauguró el aquarium, una impresionante estructura en forma de pirámide de cristal dedicada a la vida marina.

Otro de los grandes rasgos que definen al zoo de Madrid es su programa de cría de especies en cautividad. Así, durante los últimos años, el parque se ha caracterizado por acoger alumbramientos de animales en peligro de extinción, como los osos panda, los rinocerontes blancos o los tiburones grises. Nombres como Chulín, que nació en 1982 en las instalaciones madrileñas y que llegó a ser declarado por el libro Guiness de los récords, como el animal más valioso exhibido en un complejo de naturaleza o Xing Bao, el último panda nacido en cautividad, están asociados a la historia de uno de los zoológico con más prestigio de toda Europa.

Xing Bao, último panda nacido en el parque

El Zoo Aquarium de Madrid esconde animales traídos de los lugares más recónditos del planeta. ¿Te apetece conocerlos?