Cuando la cigüeña viene a los parques

12 may. 2014

Los cuentos de Hans Cristian Andersen y el largometraje Dumbo de Walt Disney popularizaron el mito escandinavo de que las cigüeñas traían al mundo a los bebes. De ser así, estos animales también visitan los parques de naturaleza repartidos por todo el planeta. Y lo hacen a menudo. Concebidos como grandes superficies pobladas por todo tipo de especies, los alumbramientos de bebés son bastante comunes en estos complejos. Hace unas semanas nació en el Bioparc de Valencia una cría de jirafa Baringo. Aunque fue una noticia muy buen acogida entre el grupo de profesionales que se encargan del parque, el rechazo por parte de la madre -es una práctica bastante común entre esta especie- ha causado una alteración en el día a día del complejo. Los naturalistas deben afrontar cada día una titánica lucha con la recién nacida para que se tome los cinco gigantescos biberones de leche que necesita para sobrevivir. El animal no entiende estos cuidados y los rechaza, pero los profesionales son conscientes de la necesidad de que ingiera este tipo de alimentos, en esta etapa inicial en la que tan frágil es su vida.

Otra de las especies que ha saltado a la fama tras un nacimiento en un parque emplazado en España es la de los osos panda, ya que el pasado verano vio la luz por primera vez en las instalaciones del zoo de Madrid Xing Bao. Fue el 30 de agosto cuando el pequeño osezno abrió los ojos por primera vez y desde entonces se ha convertido en uno de los favoritos del público que visita el zoológico de la capital de España. En este caso, el pequeño sí cuenta con toda la atención de su progenitora -Hua Zui- y con 13 kilos de peso a sus seis meses de edad, se ha convertido en uno de los inquilinos más traviesos del parque. El hecho de que se trate en una especie en grave peligro de extinción convierte al nacimiento de Xing Bao en una gran noticia. De hecho, el nacimiento de siete pandas en un criadero de Chengdu (China) fue aclamado en el país oriental como un auténtico milagro. Los osos panda son todo un símbolo para sus habitantes.

La historia de Knut

Sin duda alguna, uno de los animales nacidos en cautividad que ha despertado más expectación en todo el planeta durante los últimos años ha sido Knut, una cría de oso polar también rechazada por su madre que fue “salvada” por un trabajador del zoólogico de Berlín llamado Thomas Dörflein. Knut llegó al mundo el 5 de diciembre de 2006 junto a un hermano que murió de infección cuatro días después. Su madre -una osa polar de 20 años de edad llamada Tosca- los abandonó en una roca del complejo donde descansaba junto a otros ejemplares de su especie y los profesionales del zoo rescataron a los pequeños con una red de pescar. Knut pasó más de 40 días en la incubadora y gracias a los cuidados de Thomas, creció sano y fuerte. Unas imágenes suyas en las que jugaba con su salvador que fueron compartidas en la red social Youtube, convirtieron a ambos en un fenómeno mundial. Lamentablemente, Thomas Dörflein falleció de un ataque al corazón el 22 de Septiembre de 2008 con 44 años de edad y Knut también nos dejó de forma repentina el 19 de marzo de 2011 por un fallo cerebral con apenas 4 añitos de edad...

Su historia ya era una leyenda.