La naturaleza toma nombre en Fuengirola: BIOPARC

19 sep. 2014

Configurados como espacios que permiten al hombre alejarse del universo tecnológico y artificial que representan las grandes urbes, los parques de naturaleza se han convertido en los últimos años en complejos de ocio que cada día ganan más adeptos. Así, la localidad andaluza de Fuengirola, alberga uno de los parques de naturaleza más completos del panorama nacional: el Bioparc Fuengirola. Fue inaugurado en 1978 y en sus 36 años de existencia, se ha convertido en uno de los parques de animales más conocidos del territorio nacional. Conocido en un principio como Zoo de Fuengirola, añadió el término Bioparc a su denominación en 2010.

Bioparc Fuengirola-Tigre SUMATRA

El Bioparc Fuengirola es un zoológico de nueva generación, basado en el concepto de zoo-inmersión. De hecho, es el primer proyecto de zoo-inmersión que se llevó a acabo en territorio español. Esto supone que los animales, en lugar de estar encerrados en jaulas, se encuentran correteando por distintos ecosistemas recreados artificialmente, donde los ríos, árboles y rocas del paisaje delimitan sus recintos.

En Bioparc Fuengirola, las especies viven separadas en cuatro hábitats selváticos, que recrean los bosques lluviosos de Madagascar, África Ecuatorial, Sudeste Asiático y, ahora también y como novedad, Indo-Pacífico.

Y, como no podía ser de otra forma, las diferentes especies que pueblan las distintos zonas del parque son grandes atractivos para el visitante. La zona dedicada a Madagascar cuenta entre sus moradores con distintos tipos de lemures -de cola anillada, negro norteño, etc- y con cigüeñas de Abmin, entre otros. En la zona del África ecuatorial reinan los gorilas de Costa, únicos en Andalucía, y allí conviven con especies como los cocodrilos del Nilo, los patos crestudos y las carpas rojas. El río de la selva es el hogar de los cocodrilos enanos y los hipopótamos pigmeos. 

Biparc Fuengirola Gorila Espalda Plateada

Por otro lado, la zona bautizada como Tronco caído es utilizada por suricatos, geckos, pitones o escorpiones y en el valle del Congo nos encontraremos gorilas o chimpancés compartiendo tierra con leopardos. Ya en la Asia Tropial, el templo de Angkor
acoge a una espectacular pareja de tigres de Sumatra, gravemente amenazados, de los cuales solo quedan unos cientos en libertad. 

La mina abandonada acoge tarántulas, pitones o insectos palo y el manglar cuenta entre su población con esturiones, rayas, peces globo o tortugas. El público puede conocer especies como los buitres, los tucanes, las nutrias o los zorros en el espectáculo del claro de la selva.

Entre las últimas incorporaciones del Bioparc Fuengirola destacan los Dragones de Komodo, emplazados en el nuevo hábitat Indo-Pacífico.

Bioparc Fuengirola Dragón de Komodo

Un mono brazza, último nacimiento

Además de ser complejos destinados al ocio, los centros de naturaleza como el Bioparc Fuengirola se han convertido en los últimos años en complejos donde especies protegidas o poco conocidas pueden sobrevivir sin miedo a desaparecer. Así, los alumbramientos son una constante en este tipo de parques. Tal es el caso de la cría de mono brazza que llegó al mundo en el complejo el pasado 3 de septiembre

Bioparc Fuengirola ha destacado en los últimos años por ser un centro donde se potencia la investigación y se realizan distintos programas de conservación. Así, se desarrolla una iniciativa centrada en la fauna propia de la isla de Madagascar y se llevan a cabo proyectos dedicados a especies en extinción como los lemures o los hipopótamos pigmeos.


Bioparc Fuengirola-Dragón de Komodo-Templo Khermer

Más de 90.000 personas han visitado este verano el Bioparc de Fuengirola. Te animamos a conocer esta espectacular selva urbana, donde el cariño y el cuidado de los animales está presente en todos y cada uno de los rincones del parque.