Caldea: mucho más que un balneario

25 jul. 2014

Si hay un destino asociado al descanso en Europa este es, sin duda alguna, Caldea. Inaugurado en el año 1994, el centro termolúdico ubicado en Andorra se ha convertido durante los últimos veinte años en una referencia en el turismo de wellnes o turismo de bienestar. Situado en el núcleo urbano de Escaldes-Engordany, este complejo apostó en su momento por una utilización de las aguas termales que fue más allá de los objetivos meramente terapéuticos, y vaya si acertó. De esta forma, el visitante de Caldea puede disfrutar de la riqueza natural del entorno mientras vive una experiencia que va más allá de la mera estancia en un balneario o Spa. Dicen que quién va a Caldea por primera vez, no duda en repetir viaje.

Caldea, un lugar que invita al bienestar

El eje angular de este complejo wellness es la riqueza de sus aguas termales, que brotan a una temperatura superior a los 70 grados centígrados y cuentan con características muy especiales, al ser ricas en azufre y minerales. De hecho, los gestores del balneario las definen como “sódicas y untuosas, como el plancton termal”. También apuntan que “utilizadas de forma natural, producirán en tu cuerpo una acción antiálgica, cicatrizante, descongestionante y antilérgica”. Casi nada.

La arquitectura exterior ya sorprende al visitante

Otro de los grandes atractivos del complejo fue la apuesta por una arquitectura de vanguardia, con una parte exterior donde destacan los techos de forma geométrica y la gran torre de 80 metros de altura, la más alta de toda Andorra. Y es que en Caldea todo es diferente. Una vez cruzada la espectacular entrada al compolejo, los usuarios se encuentran con una gran sala principal con los baños tradicionales, desde donde discurren las sendas hasta las otras muchas estancias del complejo. Así, la primera parada es la zona de baños termales que está dividida entre la laguna interior -donde el agua está a una temperatura de entre 32 y 34 grados y las cascadas, el jacuzzi, los cuellos de cisne, el piano de agua y las tazas de hidromasaje son los protagonistas-, la laguna exterior -a la que se puede acceder por un arroyo desde el interior y cuenta con zonas de jaccuzi y géiser centrales- y los baños indo-romanos -donde el visitante puede tonificar su cuerpo gracias a las diferentes zonas de baño de agua termal a 36 grados centígrados y de baño frío a 14 grados centígrados-.

Espacio orígenes: una nueva visión del wellness 

Y tras las instalaciones más convencionales, el visitante de Caldea puede optar por darle un nuevo toque a su experiencia de bienestar disfrutando del espacio orígenes. Aquí nos encontramos con un baño azteca -una zona de corrientes bordeada por un jardín tropical-, con un baño de pomelos -situado en las inmediaciones de un jardín japonés, que exfolia y suaviza la piel- con una zona de baño relajante -emplazada en un jardín zen-, diversos jacuzzis exteriores -con vistas a las montañas-, un hamman, una sauna, un solárium exterior, una zona de camas de agua y una terraza donde tomar diferentes zumos naturales.

Caldea, un destino perfecto para el ocio familiar


En tixalia, tenemos ofertas interesantes para disfrutar de Caldea, que incluyen combinados de la entrada al balneario con Estancia en Hotel de 3*, Cena, Masaje, Espectatáculo Mondaigua (tienes que verlo) y el acceso a las nuevas instalaciones del Centro Wellness INÚU y sus exclusivas "experiencias".

Viajar a este complejo es una gran opción durante todo el año. Ya lo dicen sus gestores: “Ven y descubre porqué en Caldea el agua es vida”.