La hora de los teleféricos (Parte II): Benalmádena y Fuente Fé

22 may. 2014

Panorámicas de 360 grados. Imágenes a vista de halcón. La sensación de flotar, de volar por encima del resto. Es lo que ofrecen los teleféricos, atracciones situadas en algunas ciudades para poder captar el espíritu de la urbe desde una perspectiva diferente. Tras conocer las instalaciones de este corte situadas en Madrid y el Teide, en Tixalia queremos completar nuestro cuarteto de teleféricos adentrándonos en las características de los ubicados en Benalmádena y Fuente Dé.

Para ello, primero viajaremos hasta la costa del Sol. Así, nuestro primera parada nos lleva hasta la costa de Benalmádena, donde podemos subirnos a unas espectaculares cabinas con capacidad para cuatro personas y divisar desde el cielo uno de los paisajes más atractivos de Andalucía. Tras un recorrido de tres kilómetros de extensión y 15 minutos de duración pararemos en las inmediaciones del monte Calamorro. Se trata de una región de gran riqueza natural que se encuentra a más de 750 metros por encima del nivel del mar y desde la que se pueden divisar en los días más claros los límites de Gibraltar e -incluso- la costa africana. Una vez finalizado el trayecto, se puede disfrutar de las exhibiciones con aves rapaces que se coordinan en el conocido como Valle de las Águilas. De hecho, estos espectáculos son exclusivos para los clientes del teleférico, que deben presentar su entrada de la atracción para poder participar en los mismos. Sin embargo, el viaje no se queda ahí. Desde el monte Calamorro hay una serie de caminos de 2.750 metros de extensión que harán las delicias de los aficionados al senderismo, gracias a una rutas de 90 minutos de duración. Por último, cuando el firmamento lo permite -como cuando se dan las noches de verano en las que caen las estrellas conocidas como perseidas- en el planetario del teleférico se coordinan actividades para disfrutar de los secretos que esconde la cara nocturna del cielo.

El acceso a los picos de Europa

Y tras recorrer un enclave del sur de España, es hora de cambiar de aires y dirigirnos al norte. El teleférico de Fuente Dé está ubicado en Cantabria, concretamente en las inmediaciones del río Neva, donde nace la cordillera montañosa conocida como los Picos de Europa. Inaugurado oficialmente en 1962, esta instalación permite al visitante salvar un desnivel superior a los 750 metros, cifra más que considerable en una zona montañosa. Con una velocidad cercana a los diez metros por segundo, el usuario de la instalación pasa de estar a 1.090 metros de altitud a superar los 1.850 metros durante los aproximadamente cuatro minutos  que dura el trayecto en las cabinas de la instalación. Una vez finalizado el recorrido, se pueden contemplar las impresionantes vistas de la zona en el mirador de Áliva, así como visitar la cafetería o las tiendas adyacentes.

Disfruta de la vida desde las alturas en los teleféricos de Benalmádena y Fuente Dé.