World Joyland: disfrutar del universo de World of Warcraf

12 ene. 2015

Sega Master Systema. Gameboy. Supernintendo. Mega Drive. Neo-Geo. PS2. Xbox. La frenética evolución que ha registrado el sector de los videojuegos desde las décadas de los años 80 y 90 del pasado siglo XX lo han convertido en una de las industrias más rentables del planeta Tierra.

Por ello, no nos extraña que ya haya nacido un parque de atracciones al amparo de una saga de videojuegos. Se trata del complejo World of Joyland y está emplazado en China. Comenzó a operar en abril de 2011 y aunque en ningún momento ha contado con una licencia de Blizzard, la compañía que posee los derechos de las sagas World of Warcraf y Starcraft, nadie duda de que son la fuente de inspiración que llevó a construir este parque de atracciones.

Desde la entrada se aprecia que entramos a un universo diferente

Este complejo de ocio basado en dos de las sagas de videojuegos más famosas de la historia se encuentra en la provincia china de Changzhou y el presupuesto para su construcción superó los 200 millones de yenes (más de 30 millones de dolares y más de 24 millones de euros con el cambio actual). Cuenta con un total de siete zonas principales, que ocupan una extensión global de 600.000 metros cuadrados. Las cifras, por sí solas, definen la importancia del proyecto ejecutado en tierras asiáticas.

A su vez, el parque de atracciones World of Joyland también destaca por contar con guiños al anime -con presencia de personajes de serie como Doraemon, nos hallamos en tierras asiáticas- y al mundo digital, con algunas atracciones desarrolladas en mundos virtuales. Eso sí, como los gestores del complejo no han comprado los derechos de la franquicia a Blizzard, se ha apostado por una nomenclatura especial para los mundos más cercanos a los juegos. Así, el fan de World of Warcraft se encontrará a sus anchas en el espacio bautizado como el “terreno de la magia” y el usuario de Starcraft no puede dejar escapar un paseo por el llamado “Universo de Starship”.

La estética de los videojuegos está muy presente en el complejo

World of Joyland
también cuenta con un gran anfiteatro para proyecciones en cuatro dimensiones, -con la entrada de otros sentidos como el tacto o el olor durante la reproducción, las tres dimensiones están ya en desuso-, con atracciones que emulan campos de batalla legendarios -eso sí, sin ninguna referencia a los videojuegos- y
 con atracciones de tipo acuático donde deberemos llevar un chubasquero sino queremos mojarnos mientras pasamos por un escenario donde nos rodean los orcos. En este último caso hablamos de una atracción conocida como “Splash, sangre de la bestia” y como anécdota cabe destacar que los usuarios que esperan fuera pueden utilizar unas metralletas de agua -previo pago- para añadir sus propias fuentes de agua para empapar a los usuarios que disfrutan de la atracción.

Otro de los aspectos fuertes del complejo es la gran cantidad de merchandising que el visitante tiene al alcance: orejas de elfo, caretas de orcos, legendarias espadas, míticos arcos... todos aquellos elementos que se pueden encontrar en los mundos de la fantasía informática están a nuestro alcance si decidimos rascarnos los bolsillos.

Por último cómo suele ocurrir en estos casos, una de las grandes atracciones del complejo es una montaña rusa invertida de tonos azules llamda Sky Scraper, donde los amantes de la adrenalina no dudan en montar.

La montaña rusa es la gran atracción del complejo

World of Joyland lleva ya tres años en funcionamiento y tiene todos los números para convertirse en un lugar de culto para los amantes de los videojuegos desarrolados por el estudio Blizzard. ¿Eres tú uno de ellos?