Wunderland Kalkar: un parque de atracciones en una planta nuclear

21 nov. 2014

Concebidos como grandes zonas de concentración para el ocio de grandes grupos de personas, los parques de atracciones se han desarrollado durante los últimos tiempos como espacios cada vez más originales. Las firmas que gestionan estos grandes complejos buscan ese punto diferencial que cause que las grandes masas, decidan disfrutar de sus días de descanso entre sus instalaciones. O aprovechan el espacio ya existente para ofrecer un experiencia diferente. Eso es lo que puede haber pasado con el Wunderland Kalkar, un parque de atracciones ubicado al norte de la ciudad alemana de Düsseldorf, que se construyó en el espacio que ocupó una antigua central nuclear. Dada la mala prensa de este tipo de instalaciones, la palabra radioactividad se nos viene a la cabeza, lo cierto es que sorprende un poco la elección del emplazamiento. Aunque si tenemos en cuenta que el Wunderland Kalkar lleve abierto varios años, todo parece indicar que fue un acierto de sus gestores. Conozcamos su historia.

El parque ofrece todo tipo de servicios

El parque de atracciones Wunderland Kalkar se construyó sobre los cimientos de la planta nuclear Scheneller Brüter, cuya edificación fue finalizada a finales de los años 80 y contaba con el reactor SNR-300. Sin embargo, la mala experiencia de Chernóbil -el desastre nuclear más grande de la historia- causó un alud de protestas vecinales. Por ello, a pesar de haber costado la friolera de más de 3.500 millones de euros, el complejo nuclear nunca entró en funcionamiento. Fue entonces cuando entró en juego el emprendedor de origen holandés Hennie Van der Most, que adquirió los terrenos en 1995 -menos de diez años después de que terminaran los trabajos de construcción- y los reconvirtió en un espacio para el ocio familiar. Van der Most gestiona una empresa de parques de atracciones junto a una firma de demolición y parece haberse especializado en la construcción de complejos de ocio en estructuras dispares y originales. Los rumores hablan de un precio de venta cercano a los 3 millones de euros, aunque la cifra nunca ha sido confirmada. Hoy, el complejo recibe más de 600.000 visitantes cada año. La inversión del empresario holandés fue una apuesta donde la moneda cayó por el lado de cara.

El tanque de enfriamiento, todo un icono del parque

Escalada en una torre de enfriamiento

Así, una de las partes más icónicas de este parque de atracciones alemán es su torre de enfriamiento -instalación básica en una planta nuclear-, donde se ubica una atracción de descarga vertical y un muro para la escalada. A su vez, también destaca una zona dedicada al ocio más infantil conocida como el Family Park de Kernie. El Wunderland Kalkar es un complejo donde se paga una entrada básica y luego cada usuario elige que atracciones utiliza. A su vez, este complejo de ocio también alberga varios hoteles, restaurantes, pistas de tenis, una discoteca, una pista de karting y un recorrido de tierra para montar en quad. Y entre sus atracciones destaca una montaña rusa de cuatro carrilles y un simulador de Fórmula 1.

El complejo cuenta con una pista de kart

¿Alguna vez has pensado en visitar una planta nuclear por diversión? En el Wunderland Kalkar de Alemania, es posible hacerlo.