Se construye su propia montaña rusa en el jardín de su casa

29 jul. 2014

Will Pemble, de 50 años de edad y padre de dos hijos, es un consultor de gestión de comercio electrónico que vive en California. Aunque no es un consultor al uso, ya que podría optar al título honorífico de padre del año por el último proyecto que ha llevado a cabo: construir una montaña rusa en el jardín de su casa. La instalación, que mide unos 180 metros aproximadamente y tiene como material base la madera, está en pleno funcionamiento en la casa que Pemble tiene en San Francisco. Para ello, tal y cómo relata en su blog personal www.coasterDad.com, este aspirante al padre del año se pasó más de 300 horas -doce días y medio, más o menos- diseñando y dando forma a la estructura. Y, cómo se encargo el sólo de hacerlo todo, solamente tuvo que capitalizar un desembolso total de 3.500 dólares, lo que equivale a un dispendio aproximado de 2.560 euros.

montaña rusa casera 1

Tal cómo relata el propio responsable de la montaña rusa casera, el peculiar proyecto comenzó a tomar forma cuando volvió a casa después de pasar una intensa mañana con su hijo Lyle en un parque de atracciones de California. “Papá, ¿Porque no construimos nuestra propia montaña rusa?”, preguntó el pequeño ya en casa. “No pude pensar en una sola razón para decirle que no, así que ese misma día fuimos a un almacén de maderas para adquirir los primeros suministros”, relata Pemble en su blog personal.

De momento, la montaña rusa casera ya ha sido probada por varios niños del barrio y amigos del hijo del consultor californiano, que expone que en la actualidad está “totalmente operativa”. Eso sí, no esconde que vigila el estado de la instalación con regularidad y que cada cierto tiempo tiene que llevar a cabo diversas modificaciones.

montaña rusa casera 2

Un proyecto de seis meses de duración

Aunque consiguió darle forma a la estructura básica en un plazo cercano a los doce días, lo cierto es que el propio Pemble detalla que el proyecto global le costó cerca de medio año. Eso sí, ha sido un tiempo y un dinero bien invertido, ya que parece que el mercado casero de las montañas rusas aún está por explotar. “La gente ha empezado a preguntar si pienso en construir otras montañas rusas para que otros niños cuenten con instalaciones similares en el patio trasero de su casa. No descarto nada”.

De momento, el pequeño Lyle de 10 años de edad y su hermana mayor Ellie de doce años son los únicos poseedores conocidos de una atracción de este tipo en el jardín de su casa. Pero todo se puede andar. “Toda la familia ha estado involucrada en el proyecto y los vecinos nos han seguido de forma constante mientras duraba el proceso de construcción, les ha llamado mucho la atención. Es increíble que todo haya nacido a través de una simple pregunta realizada por un niño”.

montaña rusa casera 3

180 metros de longitud y algo más de 2.500 euros de inversión. ¿Te animas a tener tu propia montaña rusa en el jardín de casa?