¿Comprarías el hogar de los Picapiedra por 1, 7 millones de euros?

10 ago. 2015
Mucho ha llovido desde aquel 30 de septiembre de 1960 en el que la firma de animación Hanna Barbera Productions estrenó una de las series de dibujos animados con mayor calado entre los niños de todo el planeta: Los Picapiedra. Las aventuras de Pedro y Vilma Picapiedra y su pareja de amigos Pablo y Betty Mármol -junto a sus hijos Pebbles y Bam Bam y la mascota Dino- como personajes principales, han encandilado a múltiples generaciones de jóvenes telespectadores. Y, tal como hemos visto en anteriores ocasiones, el universo en el que vivían sus peripecias también dio el salto al sector de los parques de atracciones. Ahora, la dueña de este complejo de ocio lo ha puesto en venta por dos millones de dólares (1,7 millones de euros con el cambio actual). ¿Te atreverías a comprarlo?

Pedro nos da la bienvenida al entrar en el complejo

Así, los amantes de la serie de animación tienen la posibilidad de adquirir en propiedad el parque de Piedradura -fue bautizado así porque es el nombre original del emplazamiento donde se desarrolla la serie- que está situado en una privilegiado sitio: cerca del mítico Gran Cañon. El complejo está ubicado en la localidad de Williams Arizona y su dueña es una afable anciana de más de 70 años de edad cuyo nombre es Linda Speckels. Esta emprendedora norteamericana abrió el complejo en los años 70 -en pleno boom de la serie de los Picapiedra- y cree que es el momento de hacerse a un lado. "Voy a cumplir 74 años en otoño y pienso que es hora de tomar otras aventuras. Creo que alguien podría hacer algo increíble con esta propiedad", declaro Speckels a los medios cuando saltó la noticia de la venta.

El parque ofrece diversión para todas las edades

En el propio sitio web del parque de atracciones -Bedrock Hills- destacan que cuenta con un gran potencial de desarrollo y que en la operación entran el parque temático, una tienda de regalos y una zona para estacionar caravanas y tiendas de acampada. Seguro que muchos nostálgicos aún recuerdan los gritos de Pedro Picapiedra -Yabba, yabba, dooo- y no dudarían en comprar el universo de sus sueños si fueran ricos. El complejo se encuentra a 30 millas del Gran Cañón y podría convertirse -en el caso de que lo comprara un gran operador y lo renovara- en todo un lugar de peregrinaje para los fanáticos de los dibujos vintage.

Licencia de imagen

Aunque la operación ronda los dos millones de dólares, en el precio no están incluidos los derechos de propiedad de la marca Los Picapiedra, ya que la propia Speckels ha negociado la renovación de la licencia de imagen durante todos los años de funcionamiento del parque. La marca sigue siendo propiedad de Hannah Barbera Productions, aunque lo más seguro es que ellos mismos sean los más interesados en que el parque continúe funcionando como un recordatorio de una de las grandes series de animación de toda la historia. No en vano, estuvo seis temporadas en antena y ha inspirado dos largometrajes en carne y hueso, además de varios de animación. 

Todos los personajes están presentes en el complejo

Ya lo sabes: ¿Tienes dos millones para cumplir tu sueño?